Medellín.

Ayer al mediodía, la profesora Alicia Monsalve –coordinadora del grupo “Cuarto A” en el Colegio Bethlehemitas- le llamó la atención a la niña Mariana Hernández tras considerar que se estaba rascando las piernas de manera excesiva. La menor, de nueve años de edad, le explicó a la docente que el fin de semana lo había pasado Santa Fe de Antioquia –popular veraneadero al occidente de la capital antioqueña- y que aunque había sufrido numerosas picaduras de mosquito eso no le molestaba para nada: “Ay, profe, es que se siente todo rico hacerse así con las uñas”, le confesó la pequeña, sin dejar de hincar la punta de su dedo cordial derecho en un redondel de piel enrojecida, como precisó Monsalve. Según pudo establecer A-Pin, la profesora la convenció de aplicarse un poco de alcohol con un sencillo argumento: “si lo que quieres es que te duela, con el alcohol te va arder más, mi vida, y por lo menos no se te infecta eso que mirá como lo tenés.” (Informó A-Pin)