“Yo sentí que el pie por dentro estaba helado y así y yo… ¡ah, qué pereza! Ahorita llego a la casa y toca lavalos”, Douglas Alexis Morales García.