Medellín, noviembre 28 de 2009
Entre las 6:40 y las 7:00 PM de ayer, el periodista Hugo Padilla* se movilizó en su vehículo particular por las vías de la ciudad, olvidado por completo de que lo cobijaba la restricción del pico y placa**. “Salí de la oficina a la carrera a encontrarme con una amiga que me iba a contar un chisme”, declaró, sorprendido todavía por no haberse cruzado con ningún guarda de tránsito durante el trayecto. Hugo, quien estrenó su Twingo hace ocho meses, fue advertido de la infracción por su colega Yazmín Lopera, minutos después de haber llegado a su destino. “Yo pensé que venía en taxi, cuando lo veo aparecer en el carro, escuchando Latina Stéreo*** y todo relajao’”, aseveró Yazmín. El acomodador del parqueadero Francisco Ruiz manifestó: “Apenas le vi la placa terminada en ocho le iba a decir, pero pensé: ‘ya pa´qué’, si ya llegó”. Padilla admitió: “Ni me hubiera dado por enterado… ¡Y yo que estoy más reportado en la Secretaría de Tránsito!”. Aparte, se desahogó con A-Pin y dijo: “¡Qué tal que me hubieran partido: el chisme que me contaron me lo sabía hace rato!”. (Informó: A-Pin)
*Nombre cambiado por petición de la fuente.
**Medida de restricción con la cual se pretende regular la circulación de automóviles particulares y de servicio público en horarios “pico” (con mayor afluencia de tráfico) según el último número de placa del vehículo.
***Reconocida emisora de esta ciudad, para verdaderos amantes de la salsa y el son.