REPISA TOALLA CON PEDAZO DE LADRILLO

Con el fin de que ni el viento ni algún transeúnte se llevara su toalla, puesta a secar en una banca al frente de su casa, el señor Arnulfo Londoño le puso a la prenda un pedazo de ladrillo encima. “Si uno se descuida se la lleva el reciclador”, explicó el hombre mientras se mecía en una silla y miraba la toalla desde el corredor de su casa. Darío, su vecino, agregó: “O si ventea mucho se vuela”. Al preguntarle si el ladrillo no ensuciaba la tela, Arnulfo respondió: “No, si yo lo mantengo limpiecito y cuando ya recojo la toalla seca, la sacudo y listo. No se ensucia para nada”. Londoño le dijo a A-Pin que además de esta toalla color mandarina tiene otra “verde militar”. (Informó A-Pin)