fot

Ballenita, Ecuador (A-Pin). La señora Dalila Carrillo, de pie en la foto, pasó un susto debido a que creyó que a Patricio Molina, su esposo, lo iba a dejar el bus de transporte público en el que ambos viajaban. “Se bajó a comprar agua cuando el chofer estaba parando, pero enseguida el bus se empezó a mover otra vez”, dijo Dalila, quien se puso de pie de inmediato y alcanzó a llegar a la parte delantera del bus para avisarle al conductor. El hecho tuvo lugar durante una parada para recoger pasajeros en la ruta Portoviejo-La Libertad, sobre la costa ecuatoriana. “El señor se bajó rapidito, cuando el chofer ni siquiera se había estacionado”, dijo otro pasajero que aseguró haber visto, desde el bus, cuando Molina entró al baño de una tienda. Una vez superado el susto y estando el motor del vehículo apagado, doña Dalila volvió a su silla esperando que Patricio volviera con botellas de agua y “snacks”*.

*Variedad de pasabocas de sal y de dulce para entretener el hambre. También se conoce con el nombre de “mecato”.