Medellín (A-Pin). Esta mañana, luego de que Aleida y Janeth Mendoza, de 22 y 27 años, botaran a la basura una correa de cuero café que encontraron en un clóset, el señor Hernando Mendoza, de 60 años y padre de ambas, reclamó que se trataba de una prenda suya. “Nos levantamos temprano a organizar la casa y esa correa apareció en un cajón, como mi hermano Daniel dijo que no era de él entonces decidimos deshacernos de ella”, declaró Janeth. De acuerdo con su hermana menor, el cinturón fue depositado en la caneca del reciclaje. “Pensamos que le podía servir a un reciclador porque estaba buena”, indicó la joven. El señor Mendoza, después de haber buscado por toda la residencia, recibió la noticia del paradero de su correa y afirmó ofuscado: “A ellas no se les ocurrió pensar que era mía… ¡como si yo no viviera aquí!”. A-Pin conoció que la molestia del hombre aumentó cuando supo que sus hijas ya habían sacado la basura a la calle. “Me demoro cinco minutos más y se la llevan”, concluyó el afectado.