(Itagüí, APin) En la tarde de ayer, la joven Daniela Gómez resolvió con un calcetín el problema de cómo darle abrigo permanente a una gatita recién llegada a su hogar. Según informó la modista improvisada, el animal había sido traído por su hermana mayor, Catalina, desde Puerto Triunfo, municipio caracterizado por sus elevadas temperaturas, a donde había viajado por motivos laborales. “La gatica llegó a la casa donde yo me hospedaba y como no había quien la cuidara, me la traje”, comentó. A-Pin pudo establecer que la gata, bautizada con el nombre de Olivia, y apodada “Flechas”, se encontraba especialmente constipada porque la noche anterior Daniela durmió con ella y dejó la puerta de la habitación abierta, pese a que llovía. “Me sentí culpable, Olivia hacía sino estornudar”, confesó la implicada. “Entonces se me ocurrió coger una media vieja y cortarla para hacerle un bucito y un gorro”. De acuerdo con testimonios de los allegados, Olivia ha respondido favorablemente a la prenda, aunque cuando camina hunde un poco la espalda. “El buzo no le talla, no sé por qué hace así, pero a este paso el problema no va a ser la gripa sino una hiperlordosis*”, sentenció Catalina, quien además es médica veterinaria. (Informó @danielasigma)

*Lordosis: curvatura en la parte inferior de la columna vertebral. Hiperlordosis: mucho de eso mismo.