Titiribí, Antioquia (APin). El pasado domingo, el jubilado Indalecio Ortiz, de 62 años, despreció un pan trenza que su hermano Fabio le llevó de regalo porque, según argumentó el ex profesor, le faltaban cinco días para la fecha de vencimiento. “Esos panes se venden hasta con la fecha vencida, tienen diez días de gracia, está buenecito”, le habría dicho Fabio, de 59 años, a su hermano. Martina Sánchez, esposa de Indalecio, le contó a este diario que su esposo, una vez palpó la pieza de harina de trigo, le dijo a su cuñado: “No me trajiste nada”. APin conoció que Indalecio prefiere el pan semi duro y crocante. “Este está muy blandito, eso fue que le dieron el primero que encontraron y el pan hay que escogerlo bien”, afirmó el afectado, quien consume distintas variedades de pan, sobre todo integral, a lo largo del día. Este diario pudo establecer que Fabio había ido a visitar a su hermano para ejecutar un trabajo de plomería en el baño social. “Medio pan se lo regaló a una vecina y aquí llevo yo el otro medio”, apuntó el hombre dos horas después cuando se dirigía hacia el parque principal del municipio.

Noticia relacionada: “Rechaza galletas por negras”.