Socorro y Luis en su puesto de trabajo. En el balde negro ya están las papas negras sumergidas en agua limpia, mientras que las criollas reposan en la bolsa que está al pie del balde.

Doña Socorro Cardona y don Luis Londoño se dedicaron el jueves pasado a pelar papas criollas y papas negras con una cuchara adaptada para tal fin. La herramienta, de gran aceptación por parte de los peladores de papa, es de origen casero y aún no ha sido industrializada. La actividad se desarrolló en el sector de Suramericana, carrera 66 con calle 49, donde hay una venta de papas fritas.

En la imagen anterior, Socorro y Luis en su puesto de trabajo. En el balde negro ya están las papas negras sumergidas en agua limpia, mientras que las criollas reposan en la bolsa que está al pie del balde.


"Es mucho más cómodo pelar papas con cuchara", asegura Socorro, a quien se le adhieren pequeñas cáscaras del tubérculo en su piel húmeda.

“Es mucho más cómodo pelar papas con cuchara”, asegura Socorro, a quien se le adhieren pequeñas cáscaras del tubérculo en su piel húmeda.


Durante la sesión, Socorro y Luis pelan 15 kilos de papa criolla y 10 de papa negra. "Más o menos dos horas nos demora el trabajo de pelar todo", cuenta don Luis.

Durante la sesión, Socorro y Luis pelan 15 kilos de papa criolla y 10 de papa negra. “Más o menos dos horas nos demora el trabajo de pelar todo”, cuenta don Luis.


Antes la cuchara sólo servía para tomarse la sopa, ahora es una herramienta multifuncional. "Se corta con una segueta y queda como una cuchilla... luego se le saca filo con una lima", explica Socorro.

Antes la cuchara sólo servía para tomarse la sopa, ahora es una herramienta multifuncional. “Se corta con una segueta y queda como una cuchilla… luego se le saca filo con una lima”, explica Socorro.


Don Luis afirma que, además de pelar la papa, la cuchara, gracias a su punta redondeada, puede quitarle con facilidad el ombligo al tubérculo.

Don Luis afirma que, además de pelar la papa, la cuchara, gracias a su punta redondeada, puede quitarle con facilidad el ombligo al tubérculo.


"Con cuchara se le saca menos carne a la papa", dice don Luis, luego de comparar una papa pelada con una sin pelar. "Quedan del mismo tamaño", añadió, convencido de la eficacia del artefacto casero.

“Con cuchara se le saca menos carne a la papa”, dice don Luis, luego de comparar una papa pelada con una sin pelar. “Quedan del mismo tamaño”, añadió, convencido de la eficacia del artefacto casero.


Este diario fue testigo de lo delgadita que sale la cáscara de la papa cuando es pelada con cuchara. En la foto, arriba, se asoman los dedos de don Luis.

Este diario fue testigo de lo delgadita que sale la cáscara de la papa cuando es pelada con cuchara. En la foto, arriba, se asoman los dedos de don Luis.

Publicado en mayo de 2010.